Gracias a un buen presupuesto de limpieza de oficinas en Madrid puedes encontrar los mejores profesionales. La escoba es uno de los elementos indispensables en cualquier hogar o empresa de limpieza. Sin ellas, estos trabajos serían tan engorrosos que nadie los querría hacer. Muchos dan por sentada su existencia, pero ¿cuándo fueron inventadas?

La necesidad de limpiar el hogar y el lugar de trabajo existe desde el origen de la civilización. Las primeras referencias a algo parecido a una escoba las encontrarás en el poeta romano Marcial. En algunos de sus versos aparece referenciada la virga damnata, un útil de limpieza que consistía en un palo en cuya parte final se encontraba un grupo de pequeñas ramas. Eran usadas para limpiar las casas de los ricos y las letrinas públicas.

Si bien el presupuesto de limpieza de oficinas en Madrid es indispensable, las escobas son la base de la limpieza. Más allá de este antecedente romano, estos elementos de limpieza tienen su origen en el siglo XIX en Inglaterra. En este siglo se desarrollaron los shakers, una escoba plana utilizada con regularidad en las fábricas. Además, en 1831 se inventó la primera escoba mecánica, la cual consistía en cinco filas de cepillos dispuestos en espiral.

Más allá de este curioso invento, la escoba acabó introduciéndose en todos los hogares, más o menos con la forma actual, a lo largo del siglo XX. Mientras aumentaba la riqueza de las familias, también crecía la necesidad de cuidar el hogar al máximo, de ahí que recurrieran a estos ingeniosos útiles que tan indispensables resultan.

Como has podido ver, la escoba ha recorrido un largo camino para convertirse en lo que es en la actualidad. Desde La Esmerada te invitamos a contactarnos y a que solicites nuestros servicios. Realizamos presupuestos sin ningún tipo de compromiso.